Existen muchos factores que pueden interferir en el sueño: el estrés laboral o familiar, acontecimientos puntuales que te preocupen, dolores o problemas de salud… Si bien muchos de estos factores son incontrolables, hay determinados hábitos que es posible adquirir para fomentar una mejor calidad del sueño.

1. Mantener horarios y rutinas

Respetar los horarios de sueño es muy importante. Lo ideal es reservar 7-8 horas para dormir y acostarte y levantarte siempre a la misma hora. Si no eres capaz de dormirte después de 20 minutos, levántate y haz alguna actividad relajante.

2. Cena ligero

Las digestiones pesadas dificultan la conciliación del sueño, por lo que es mejor evitarlas al menos dos horas antes de acostarse. Por otro lado, irse a la cama con sensación de hambre también puede alterar nuestra facilidad para dormir.

3. Realiza actividad física diaria

La actividad física, especialmente al aire libre, ayuda a liberar endorfinas, que a su vez disminuyen el estrés y aumentan nuestra sensación de bienestar.

4. Evita estimulantes

Estimulantes como la nicotina, la cafeína o el alcohol tienen efectos sobre el sistema nervioso que tardan varias horas en desaparecer, por lo que pueden entorpecer la calidad de nuestro sueño.

5. Crea un ambiente relajado para dormir

La habitación debe ser fresca y estar bien ventilada, conviene evitar el uso prolongado de pantallas que emitan luz antes de dormir, como el móvil o la televisión. Y por supuesto tienes que disponer de un buen colchón que garantice el máximo confort y promueva un descanso óptimo, como los de Ultraconfort. ¡Descubre nuestros modelos!