Existen múltiples estudios que demuestran que los hábitos alimenticios se relacionan directamente con la calidad de nuestro sueño.

¿Qué alimentos nos ayudan a dormir mejor?

Hay algunas sustancias como el triptófano, la serotonina, la melatonina, el calcio o el magnesio, nos ayudan a mejorar la calidad de nuestro sueño.

Algunos alimentos ricos en triptófano son el pescado azul, los huevos, la leche, los plátanos, la piña, el aguacate o los frutos secos. Otros alimentos ricos en hidratos de carbono, como el pan integral, la pasta, la patata o la miel, también favorecen el sueño, puesto que los hidratos de carbono favorecen que el triptófano esté más disponible en nuestro cerebro. La leche es otro producto rico en triptófano, calcio y vitamina B12, por lo que un vaso de leche  templada antes de acostarse, potencia la sensación de relajación y bienestar y favorece nuestro descanso.

¿Qué alimentos nos impiden dormir?

Por el contrario, existen alimentos que evitar consumir antes de acostarnos, puesto que dificultan nuestro descanso.

Este es el caso de las bebidas estimulantes, como el , el alcohol o la cafeína, y también de alimentos de difícil digestión, como las especias picantes, los alimentos que producen acidez o reflujo y las que tienen propiedades diuréticas, como las endivias, apio o berenjenas.

Como ves, nuestra alimentación es un factor más que determina la calidad de nuestro sueño. Afortunadamente tenemos capacidad de control sobre ella, así que ya sabes: come bien y dormirás mejor.