Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, así que no podemos restar importancia al fenómeno del sueño en nuestra salud. Sin embargo, existen múltiples falsas creencias acerca del sueño que conviene desmentir. A continuación os hablaremos sobre 5 de ellas:

1. Si duermo la siesta no seré capaz de dormir por la noche

No es cierto. Tal y como explicamos en otro de nuestros posts, una siesta puede reportarte numerosos beneficios, como mejorar tu estado de ánimo, reducir el nivel de fatiga y aumentar tu capacidad de alerta. Sin embargo es importante que las siestas no sean superiores a 20 minutos, y se deben hacer a primera hora de la tarde.

2. El alcohol me ayuda a dormir

Esto es totalmente falso. Puede parecer que el alcohol te adormece y facilita la conciliación del sueño, pero lo cierto es que, además de ser negativo para la salud, interfiere en la actividad cerebral y afecta directamente a la fase REM del sueño, favoreciendo despertares nocturnos y un sueño poco reparador.

3. Las personas necesitan dormir menos a medida que envejecen

No es exactamente así. Las personas mayores suelen dormir menos, pero no es porque no lo necesiten, sino porque la calidad del sueño varía. Además también son propensas a tener más insomnio y a que determinadas condiciones médicas alteren su sueño.

4. Se puede recuperar el sueño perdido

Es un error pensar que, si hemos pasado una semana durmiendo poco o mal, podamos compensarlo el fin de semana levantándonos a las tantas o echando una buena siesta. Aunque puede ayudar a que nos sintamos más descansados, el sueño perdido no se va a recuperar, y lo que probablemente suceda es que se altere el reloj biológico y nos cueste más dormirnos el domingo por la noche.

5. Roncar es normal durante el sueño

No siempre. En ocasiones los ronquidos fuertes pueden asociarse a la apnea del sueño, especialmente si van acompañados de somnolencia diurna. Estas pausas en la respiración pueden resultar graves, ya que reducen los niveles de oxígeno en sangre, fuerzan el corazón y pueden aumentar el riesgo de cardiopatías o hipertensión.

Ahora ya conoces la realidad de algunos de los mitos del sueño más extendidos. Recuerda que lo mejor para un descanso de calidad es establecer unas rutinas de sueño adecuadas y contar con un colchón de calidad que garantice un buen sueño.