El otoño ya está aquí y con él los días se acortan, empiezan las lluvias y las calles se tiñen de tonos marrones y amarillos. Con los cambios de temperatura toca sacar el nórdico y adaptarse a la nueva rutina tanto dentro como fuera de casa. Aunque sí que es verdad que debemos tener siempre preparados nuestro equipo de descanso el cambio de estación puede ser el momento apropiado para airear y limpiar. En el blog de hoy hablaremos sobre cómo preparar tu dormitorio para que el frío no te quite el sueño.

Haz que tu colchón respire

Aunque nuestra gama de colchones es de alta calidad se recomienda hacer un volteo periódico del colchón para observar su estado y favorecer la transpiración. Puedes aprovechar este cambio de temporada para ponerte con esta tarea.

La mejor acompañante: almohada

La almohada es un imprescindible en cualquier cama por eso debemos lavar regularmente su funda (se recomienda hacerlo semanalmente a 60 grados). También puedes optar por comprar un cubre almohadas para mantenerla como el primer día.

Vuelta del nórdico

La llegada del otoño significa que los días se hacen más cortos, tienen menos luz natural y además llega el frío. ¡Es hora de sacar el nórdico! Aunque estamos seguros de que en su momento lo guardaste limpio te recomendamos que lo vuelvas a lavar y lo airees. La ropa puede coger olores al estar cerradas. Notarás la diferencia.

Una vez tengas estos tres complementos listos ya estarás preparado para darle la bienvenida al otoño en tu hogar.