El colchón Alaska es una creación exclusiva de Ultraconfort dentro de la línea Fresh caracterizada, tal y como su nombre indica, por evitar el calor que desprende la cama. Esta frescura es posible gracias a la innovación e incorporación de tejidos de micro partículas generadoras de frío en nuestros colchones.

Esta línea está inspirada en algunos de los lugares más fríos del planeta por eso el nombre de los diferentes colchones: Alaska y Siberia. Sin duda una creación única y especial que busca mejorar tu calidad de sueño y pulir las incomodidades más típicas a la hora de tu descanso.

En el post de hoy hablaremos de las características que hacen que nuestro colchón Alaska sea tan especial:

Núcleo de máxima densidad

El núcleo de Alaska está formado por un núcleo de densidad extrema que se caracterizan por su larga durabilidad, su confortabilidad y el gran poder de adaptación. Debido a su composición de diferentes capas y tejidos el colchón Alaska alcanza una altura de 28cm de altura y destaca por su alta firmeza.

Sistema anatómico y ortopédico

La creación y diseño de este modelo se ha ejecutado tratando de elegir los mejores materiales y tecnologías para proporcionar el mejor descanso. Por eso el colchón Alaska destaca por su sistema anatómico y ortopédico, es decir, la cama dispone de un amortiguador muy especial centrado en abordar problemas cervicales.

Antialérgico y antiácaros

Al igual que el resto de los modelos de Ultraconfort, el colchón Alaska también te cuida y protege gracias a su tratamiento antiácaros que protege el colchón de la acumulación de bacterias y parásitos para evitar patologías y alergias.