Dormir en un colchón que no se encuentra en óptimas condiciones puede llegar a ser perjudicial para la salud. En Ultraconfort nos preocupamos por la calidad del sueño y por ello nos gusta ofrecer colchones de calidad que mantengan sus características intactas durante mucho tiempo. Aún así, para disfrutar de un colchón sin que este nos dé problemas, deberíamos cambiarlo entre los 7 y 10 años. A partir de este periodo los colchones suelen presentar deterioros en sus materiales o estructura que pueden causar problemas.

1. Dolor de espalda

Con el paso de los años la firmeza y estructura de tu colchón empiezan a ceder. Esta pérdida de sujeción y adaptabilidad podría afectar a la columna vertebral, provocando molestias o dolores.

2. Moho y humedades

El sudor que producimos al dormir y la propia humedad ambiente de la habitación contaminan y ensucian las capas principales de la cama, lo que hace que, con el paso del tiempo, el colchón acabe por desarrollar moho u otro tipo de hongos.

3. Ácaros, polvo y problemas de respiración

La falta de higiene de un colchón puede provocar la acumulación excesiva de ácaros y polvo, y la exposición continua a estos puede originar problemas, alergias e incluso acabar debilitando tu sistema inmunológico.

4. Peor calidad del sueño y estrés

Al empeorar la calidad del colchón (desgaste diario, mala higiene, etc.), tu calidad de sueño también empeorará. En consecuencia, en tu día a día estarás más susceptible y estresado.

Ahora ya sabes todos los problemas que un colchón inadecuado puede producirte. ¿Quieres ponerle solución? En Ultraconfort disponemos de un amplio catálogo de productos para que renueves tu colchón y te despidas de una vez de estos problemas.